La realidad paralela de Milei

Hay dos realidades que chocan de frente, técnicamente irreconciliables. Pero el problema no es tanto ése como el desconcierto social alrededor de ambas, que incluye a especialistas en economía y analistas de todo tipo. Conviene repasarlas, aunque sean obvias.

En la realidad paralela de Javier Milei, los salarios ya le ganan a la inflación. Los jubilados incrementaron sus ingresos en dólares, en un 150 ciento. El superávit fiscal es una fiesta jamás conseguida nadie en tan poco tiempo, gracias a lo que él define como “el ajuste más grande en la historia de la humanidad”. Los tarifazos brutales, que todavía no terminaron de desplegarse, son un simple reacomodamiento. El costo continúa pagándolo la casta política. Y el mundo, pese a que lo único logrado hasta ahora el Presidente son selfies y discursos de la guerra fría en ámbitos de buitres, empieza a desesperarse invertir en Argentina.

Apenas con el abordaje de algunos de esos aspectos, Ione Wells, periodista de la BBC, le pegó a Milei un baile que, puesto en parangones futbolísticos, sería equiparable al de Holanda sobre la selección nacional en el Mundial de 1974. O al primer tiempo contra Francia en la última final. Fue la primera entrevista que concedió el Presidente. En su entorno hubo furia y reproches, no haber previsto que la colega británica, con el solo recurso de preguntas incisivas, sin agresiones, pondría a Milei en los aprietos que nunca atraviesa cuando tiene enfrente a uno o varios de sus coreutas.

Se vio entonces a un mandatario nervioso, al borde de buscar la puerta de salida, quien no pudo hacer más que incurrir en respuestas ridículas y dignas de su aislamiento.

A propósito de esa reclusión: abundan los juicios psicologistas acerca de que es un proceder natural en alguien carente de familia, amigos y gente de confianza, que además y casi exclusivamente vive en las redes adictas. No caeremos en subrayar esos señalamientos. Tampoco se dice que sean descartables. Nuestras atribuciones y aportes, con aciertos y errores, son evaluar causas, actos y consecuencias políticas. Y no el influjo que puedan tener en ellas las características personales, la cantidad de perros o si Milei habla con alguno que está muerto hace rato.

En aquello de la realidad realmente existente, sin siquiera atender lo que se observa a simple vista, los índices industriales se desplomaron a valores de la pandemia. Como reseñó David Cufré en su columna de este sábado, después de Martínez de Hoz, menemismo y macrismo, Argentina asiste al cuarto proceso histórico de desindustrialización. Las cuatro M.

Los sueldos entre diciembre y marzo quedaron bien debajo de la inflación. Son cifras oficiales del Indec y de la Remuneración Imponible de Trabajadores Estables (RIPTE), que elabora la secretaría de Seguridad Social en base a los 10 millones de trabajadores formales del sector público y privado.

Los jubilados que cobran la mínima, en los primeros cuatro meses del año, perdieron el 24 ciento real de sus haberes. Y el resto, un 37 ciento.

La presunta marcha atrás de las empresas financieras que ofrecen medicina prepaga está (muy) en veremos. Y eso, como si pudiera descartarse el saqueo sin retorno que perpetraron hasta el intervencionismo estatalista del ministro de Economía. Según todos los datos obrantes en on y off, tiene muchas más ganas de irse que de quedarse. Producto de su realidad paralela, Milei no le perdona que no haya conseguido un solo dólar de los millones que le prometió parte del FMI, otros organismos internacionales, China, países árabes, etcétera.

Federico Sturzenegger y José Luis Espert siguen en las gateras para reemplazar al fusible, del mismo modo en que se sumó una interna al parecer despiadada entre Caputo Santiago y la Hermana en Jefe contra Caputo Toto y el mudo Nicolás Posse. Asuntos de negocios, supuesto, a los que se adosaría el malestar de los bancos ciertas preferencias oficiales a favor de Mercado Pago.

Ya sin empleo de potenciales, son los propios economistas de la ortodoxia quienes agregan que el invento del superávit fiscal no resiste el más mínimo examen.

Dejamos para entendidos los detalles puntuales de ese delirio, que según Milei lo convierte en el líder más admirado del planeta. Pero hay dos, lo menos, que no requieren mayor escudriño.

La deuda que tomó el Banco Central con los importadores, mediante el BOPREAL, Bono para la Reconstrucción de una Argentina Libre (???), supera los 11 mil millones de dólares. Es parte de la plata que el Gobierno hace que no existe para inventar superávit, y equivale a las compras de divisas que hizo el Central entre diciembre y marzo. Segundo, y ergo, no hay ninguna acumulación de reservas que no esté apoyada en un trazado de arena.

Otro bono es, asimismo, lo que el Gobierno quiere encajarle a las compañías energéticaspara patear la deuda con ellas.

Milei había dicho, a poco de asumir, que ese “temita” se resolvería casi de inmediato. En estos días, trasladó la solución hacia mediados de año. Junio, pronosticó. Y es probable que cuando llegue junio calcule otra fecha gracias a su calendario también paralelo, según el cual era posible que la recuperación económica se viera ipso pucho. O cuando en unos 45 años lográramos ser Alemania. O Irlanda. O Estados Unidos. Nombró a los tres. Se’ igual.

Va variando según el día en que declara ante sus publicistas que ofician de entrevistadores. Se supone, con ingenuidad, que después del papelón con la corresponsal de la BBC en Sudamérica tendrán que esforzarse en disimular bastante mejor.

Es en medio de estas realidades contrastantes, o directamente distintas, donde se inscribe lo que parece ser una sociedad absorta, desanimada, que en una parte afirma confiar porque en verdad lo cree o porque siente que otra no le queda. Y, complementario, la parte restante se opone al Gobierno de manera tenaz, cada vez que le surge la oportunidad, pero sin encontrar de qué agarrarse porque la oposición es una lágrima. Es mitad y mitad, puntos más o puntos menos, de acuerdo con cualquier encuesta que se consulte a un lado y otro y, también, con lo que refleja el termómetro de “la calle”.

El paro de la CGT, ambas CTA y variados sectores fue contundente, como lo fueron los comercios abiertos. La polémica es eterna sobre cómo medir la influencia del transporte público que no hubo, junto al peso de los sindicatos fabriles. Pero, en cualquier caso, lo verdaderamente vigente es la renovada pregunta de cómo sigue.

¿Es el comienzo de una escalada conflictiva o fue una “escaramuza” del gremialismo “profesional”?

¿Es veraz que los dirigentes cegetistas dan a cosa vieja, nada confiable, bien que a esta altura no hay ningún lugar donde centrales obreras obtengan la foto de un país parado que recorrió el mundo? Sí. ¿Y es veraz que no toda “la gente” está dormida, que hay resistencia, que hay músculos para enfrentarse al Gobierno porque no es necesario esperar más para saber y sufrir de qué se trata su orientación? Sí.

¿La ley Bases entró a otro capítulo de renegociación porque el oficialismo no consigue llevarse a todos delante y tiene que continuar transando, al límite de que ni tan sólo alcanzó dictamen de comisión favorable? Sí. ¿Y no se advierte que eso signifique más que una oposición que puntea las cartas, que especula tribu tribu, que carece de toda conducción dirigencial? Sí.

En otras palabras, ya cansadoras, la realidad paralela en que viven y ejecutan Milei y sus mandantes -sin perjuicio de que semejan ir derecho al iceberg- es posible mucho antes la ausencia de opciones que sus méritos.

Después se puede y debe discutir cómo se llegó a esto.

Pero la urgencia y lo importante es que el enfrentamiento tenga alguna dirección capaz de agrupar lo que une y disociar lo que separa.

De lo contrario, y aunque fuere en el corto plazo mientras sufre la gente, y no los números, Milei podrá seguir imponiendo o persuadiendo con su realidad paralela.

Noticias AM