LA EDUCACIÓN NO ES PRIORIDAD EN QUILMES.

Spread the love

La Escuela n°14 de Ezpeleta, símbolo del barrio donde casi todos asisten, comandada la directora Gabriela Cerraino, con familia asociada a la política, no dejan de decepcionar en el manejo de la educación.

La escuela estuvo semanas sin clases presenciales el frío, sin que la inspectora este al tanto, se encuentran sin gas debido a personas de un sindicato que rompieron las dos calderas al no estar capacitados para manejarlas. La Cooperadora, con aportaciones de los padres, hicieron uso del dinero en caloventores y un microondas destinados a los directivos, mientras que el colegio está cada vez en peores condiciones; un deterioro y un abandono impresionantes, las paredes despintadas y el escenario, emblema del colegio para los actos, en completo desuso.
El turno mañana estuvo sin clases reiterados días, entrando a un horario más tarde que no correspondía. El día de hoy tampoco asistieron ya que las auxiliares se ausentaron con permiso de la directora el día del estatal aun siendo que no corresponde a la docencia.

La directora no habla del asunto ni propone soluciones reales, mandando a los padres a buscar presupuestos de aire acondicionados o calderas para ocuparlos y sacarse de encima el enojo ante las condiciones escolares.

Los padres reclaman urgentemente una reunión con inspección al ser ignorados y no tener soluciones parte de los directivos. Se pone en constante riesgo la educación de nuestros hijos.
Si bien se realizaron reuniones con la directora, todas resultaron completamente inútiles, mientras que los padres arriesgaban días de trabajo, su puesto laboral, así como su salario, para poder asistir a las mismas.

Se encuentra en juego constante la educación de nuestros hijos, no podemos hacer la vista gorda ante la ausencia de derechos que les corresponden a los niños.