ROBERTO CACAGÜI, ALÍAS CACHAZU, PERO EN MI EPÓCA SE LLAMABAN RATAS BUCHONAS.

Spread the love

Este personaje siniestro que se hace llamar Roberto Cachazu, alías boca de cloaca, que paso todas las banderas políticas, no es más que un operador al mejor postor, sacando sus videos y audios extorsivos, su pasado oscurísimo , yo lo llamaría de una sola manera; un simple corresponsal de guerra política, ¿Qué quiero decir con esto? que opera para ambos lados.
Durante más de dos meses opero para una radio de Quilmes llevando invitados de personas de Juntos y del Frente, esto no sería un inconveniente o sería simplemente no tener bandera, lo realmente grave es que lo hacía para dañar a su propio bloque, es decir, Juntos.
Este ser siniestro, de dignidad corta y de sobre corto, se convirtió en un vil mercenario, existen pruebas y los argumentos de que entregó materiales a periodistas de la oposición ¿Por qué digo qué es una rata? porque se gano la confianza de muchos políticos quilmeños que actualmente amenaza y extorsiona con mentiras, así igual muchos periodistas se ven afectados las calumnias de Cacagüi.

Este muchacho lo que necesita, en carácter urgente, serían dos tratamientos; el primero psiquiátrico y de desintoxicación, debido al video donde se despide tomando whisky y pastillas y el segundo sería el exorcismo, para sacarse toda la maldad que tiene dentro.
Si fuese sólo su lengua de víbora la que daña no sería nada pero fotografiar documentación en un estudio y enviárselas a un periodista mercenario, ya es demasiado. Esta rata inmunda se escuda defender a la comunidad LGBT+ mientras que él es el más discriminador de todos, tocando el nazismo, usando palabras como «mogólico» y «autista» como insultos. Realmente no representa a nadie, sólo a él mismo. A mi entender hay muchísima gente en Quilmes pertenecientes a dicha comunidad que están muchísimo más preparadas que él para representarlos.
La pregunta del millón; ¿Por qué sigue donde sigue y qué está donde está? Por lo mismo que conté anteriormente, debido a amenazas y extorsiones. Si cualquiera denunciara su video despidiéndose con whisky en mano este sujeto hoy estaría en tratamiento, pero bueno, en la vida no todo pasa pero él si se permite dañar a los demás hasta que los demás tomen impulso y hagan las denuncias correspondientes.
Es un tipo que no puede aventurar mucho más en su vida a nivel laboral, habla mal, escribe mal, es buchón, un sicario de la política, es más creo que la vida fue generosa con él y muchos políticos también.

Llego la hora de dar un ejemplo y de que muchos políticos entreguen material a la justicia porque sino serían cómplices de lo que le pase a este desquiciado. Cacagüi siempre se jacta del padre boxeador, Roberto Cachazu, sobre el hecho de que viajo en el mismo avión que Perón (que es cierto) pero el padre era uno más del montón como boxeador, no fue un ejemplo a seguir y como profesional medio pelo ¿Por qué destacó esto? Porque no podemos dejar que endiosen en vano a la gente cuando realmente no se lo merecen.
Otro de los grandes problemas es su evidente misoginia, un constante maltrato verbal y psicológico con muchas mujeres que trabajaron en Juntos, Roberto Cacagüi tendría que retroceder en el tiempo y recordar al Tano Pipo, dueño de aquella legendaria estación Civasa, recordar quien trabajaba ahí y recordar aquellas épocas donde él tenia la peluquería, con quién se juntaba y mínimo a dos amigos míos les cago la vida, hoy fallecidos, los famosos «mellizos de Quilmes». En un momento el dice que le entraron a robar y no fue un robo, fue una venganza.
Este tipo es un psicópata y no podemos permitir que siga haciéndole daño a la gente, a la política y a todos los que piensan diferente a él porque no tiene miedo de arruinar familias.