POLITICA: EL ATRAPASUEÑOS DE QUILMES.

Spread the love

Basta con sólo ver como se convirtió la política en un gran negocio para darnos cuenta que todos nos mienten, como un político se alimenta del hambre en el caso de los pobres con el puto clientelismo político, sea alimentos o la promesa de una simple zanja, pero ellos siempre cobran a fin de mes, sea su sueldo como concejal, diputado, etc.
Hablemos un poco de la clase media que ya casi no existe, somos los simples tipos que ya sabemos que se afanaron y afanan todo en Quilmes, entonces ya no nos calentamos porque sabemos que la política no cambia más. Para citar un ejemplo, el Concejal Salustio, que ya estamos cansados de nombrarlo, del cual el sueldo sale de todos nosotros, hoy nuevamente, se hizo ausente a su banca y nadie de Juntos pone las pelotas para que de un paso al costado o acepte su jubilación. Esto puede ser 2 motivos: Que les convenga que este mismo ocupe esa banca y tener negociados, ejemplo: la empresa Cosugas, o, que la política sea «pan y circo», ¿Por qué digo esto? La famosa grieta, no es más que una gran mentira, la grieta sólo le conviene a los políticos, que la utilizan para simplemente vender humo, confundir a la gente y ellos poder hacer y deshacer sus negocios.

Hoy en día decir «Juntos» decir «Frente de Todos» es decir lo mismo, los dos te traen problemas, no te dan soluciones, hacen sus negocios y se cagan en el pueblo quilmeño… Lo triste es que los pilares principales, educación, salud y seguridad siguen ausentes hace años. ¿ Qué se hace en ésta situación donde endiosamos a gente como Mayra Mendoza, a gente como Martiniano Molina, hasta «Alí Barba» Gutiérrez? La respuesta es fácil: MIRÁ COMO ESTÁ QUILMES, CONTÁ LOS MUERTOS POR ROBO, CONTÁ LOS MUERTOS POR SALUD, que no son atendidos o no hay insumos, MIRA COMO ESTAN LAS ESCUELAS, sin vidrios, sin gas… Ahí está la VERDAD.

La verdad es que el político es como el atrapasueños, nos hacen creer que es real lo que NO vemos. Tenemos que empezar a replantearnos qué Quilmes queremos, el Quilmes de Miami de Mayra Mendoza o el Quilmes de una oposición totalmente tibia sin fuerza al enojo que también perjudica al Quilmeño común de a pie.
¿Qué quiero decir con todo esto? Qué no es culpa del chancho, sino del que le da de comer, y nosotros los empachamos. Hay que tener memoria, en plena pandemia los únicos que cobraban todos los meses eran los políticos, como a su vez los diputados de toda raza política, cobraban los viáticos y era todo virtual. Y si quieres hablar de seguridad tenes diputados, como Mónica Frade, que le pagamos 3 guardaespaldas. El uso y abuso que están cometiendo con nosotros es terrible, pero lo más tremendo es que nosotros lo permitimos. Esto no quiere decir que todos los políticos sean iguales, pero lamentablemente la mayor parte es así.