Desaparecidos: “Inventamos la cifra, fui yo el que dijo 30.000”

Spread the love

El exmilitante Luis Labraña se adjudicó la autoría del número difundido oficialmente y sostuvo que “la mentira era necesaria” para conseguir dinero para las Madres de Plaza de Mayo

Desaparecidos: “Inventamos la cifra, fui yo el que dijo 30.000” publicado en Info

Luis Labraña, exmilitante de las organizaciones FAP, FAR y Montoneros, provocó gran polémica al desmentir el número de desaparecidos durante la última dictadura militar. “Inventamos la cifra. Fui yo el que dijo 30.000”, confesó durante una entrevista en el programa Intratables.
“Lo que hicimos nosotros es aumentar las cifras, que no existían en ese momento. Nos juntamos y la inventamos, decidimos cómo podíamos levantar la cifra, se manejaron muchas y quedó esa”, contó el exmilitante el viernes pasado durante el programa Intratables.

“Dijimos varios números, uno fue 15.000, otro 30.000 y otros disparates. Se aprobó 30.000 Fui yo el que dijo la cifra. Pero, oficialmente, son alrededor de 8000 personas desaparecidas”, precisó Labraña quien se adjudicó la autoría del número oficial de personas desaparecidas.
“La mentira era necesaria para conseguir ese dinero para las madres de los desaparecidos”, justificó el exmontonero.

Desaparecidos: “Inventamos la cifra, fui yo el que dijo 30.000” publicado en Info

Y en relación a ello explicó: “Llegaron las Madres de Plaza de Mayo a Ámsterdam, traían una lista de 4000 casos de personas desaparecidas y necesitaban dinero para solventar gastos y tener una casa propia. Querían presentar un genocidio y los holandeses, que Ámsterdam es una ciudad judía, les decían que ellos habían tenido 6.000.000 de muertos y que no podían llevar ese planteo”.

“Los holandeses dieron un plazo y en ese periodo lo que hicimos fue inventar las cifras, que no existían en ese momento porque eran alrededor de 4 mil. Nos juntamos y decidimos a ver cómo podíamos levantar la cifra”, concluyó al respecto.

A lo largo de la entrevista Labraña se refirió a la lucha armada desatada durante la década de los 70′. “No me arrepiento de haber tomado las armas porque él que habla ahora no es la misma persona que antes. Cuando tomamos las armas lo más importante que nadie ve es qué sucedió lo que pasó ¿Qué sucedió en la Argentina para que una juventud culta se lanzara a la lucha armada?”, cuestionó.

Yo parto de que no hay ni olvido ni perdón. Ni de un bando ni del otro. Nadie va a dejar de llorar a sus muertos y nadie va a perdonar al asesino de sus muertos”, destacó el exmilitante