Mi breve redacción de hoy en #quelacuentencomoquieran 
«En el país de los choreos»

Spread the love

En el país de los choreos la memoria es selectiva: recordamos la dictadura, pero pocos mencionan que fué un golpe Cívico-Militar, pocos recuerdan a los idealistas que también volaban escuelas, que ponían bombas, o se financiaban con «secuestros extorsivos». En el país de los choreos existieron siempre agentes de inteligencia, que decían A pero hacían B, hoy cúpula de poder. En el país de los choreos, pocos se salvan, y el vivo fué siempre bien celebrado. 
En el país de los choreos, un 13 de diciembre pero de 1983 el entonces Presidente de la Nación Dr. Raúl Ricardo Alfonsín firmaba el decreto 157/83 que nunca se implementó
(Fuente: Rudy Erös) y quedó cajoneado para siempre. Un decreto con el cual realmente se hubiera hecho justicia en la Argentina, pero que desde entonces, y hasta hoy, la Justicia sólo mira con un ojo, y su podrida balanza está siempre inclinada en beneficio de los delincuentes, corruptos y asesinos. Mientras este decreto no se cumpla, los que asesinaron y sembraron el terror en nuestro país durante un gobierno elegido democráticamente, seguirán actuando impunemente dentro de nuestro Congreso, en la Justicia y en las instituciones más importantes de la Nación. Son los mismos que nos llevan cada día un poco más hacia un abismo sin retorno. 
En el país de los choreos pocos recuerdan la voladura del Casino de la Policía Federal en 1976, el ataque diseñado el periodista y escritor Rodolfo Walsh que dejó 23 muertos y 110 heridos y fue el más brutal hasta el atentado a la AMIA. En el país de los choreos la historia se acomoda al relato, y que le falten páginas al libro, total…en el país de los choreos nos mintieron a vos, a mí, y a todos, contando la historia a conveniencia, y lo peor de todo es que nadie nos va a resarcir económicamente habernos mentido, nos adoctrinaron, nos ningunearon y nos vendieron una sola cara de la moneda. En el país de los choreos siguen los mismos choreos, en distintas generaciones, casi un pasamanos diría, dónde una gran mayoría son amigos y cómplices, y solamente importa sostener a «La caja» ; volvemos a la misma historia, una y otra vez, el mismo cuento, la misma rueda. En el país de los choreos la historia chorrea sangre…y nadie corta la hemorragia, porque siempre fué más fácil culpar al otro y buscar un responsable. 
En el país de los choreos volvemos en el tiempo  constantemente; el paro agropecuario del 2008 que bloqueo rutas en Argentina,  fue un extenso conflicto en el que cuatro organizaciones del sector empresario de la producción agro-ganadera tomaron medidas de acción directa contra la Resolución nº 125/2008, dictada el ministro Martín Lousteau, durante la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner, que establecía un sistema móvil para las retenciones impositivas a las exportaciones de soja, el trigo y el maíz. Hoy, a 14 años de aquella 125, Alfredo De Angeli adelantó que hay una convocatoria para iniciar una movilización en todo el país; el fantasma asoma y parece agitar aquella secuencia. 
En el país de los choreos así volvieron, con ideas que atrasan: Reforma agraria, expropiación, control de precios, restricciones económicas, vía libre a Rusia, China, y otras locas ideas cubanas del foro que asoman el hocico…realmente parece mentira que a esta altura tengamos que seguir hablando de ideas que nunca llegaron a buen puerto. «Si se me corta la posibilidad de concretar mis proyectos, solo me queda durar» dijo Santiago Kovadloff…triste realidad en el país de los choreos, en dónde nada parece florecer. 

@demian_eqx