EL ORIGEN. LA VERDAD A CUENTA GOTAS (PARTE III) CASO SALVADOR ALTAMURA

Spread the love

Muchas veces escuchamos hablar de que los “tanos” y “gallegos” se vinieron a hacer “la América”. Acá, en “El Origen” vamos a contarte como comienza todo y desde cuando se le muestra y enseña el camino que toma Salvador.
A principios de julio de 1986, dada la situación económica de la familia, Donato Altamura, con ayuda de su amigo y socio de aventuras en aquellos años Daniel Gonzalez, luego de unas rifas para juntar algo de plata en el bolsillo (U$S 700.-), emprende un viaje en barco, pasaporte de la comunidad en mano, a Roterdam (Holanda) para, desde ahí, ir al pueblo de sus padres en Bari, Italia, a la casa de una de las hermanas de su madre (Dorotea, 100 años), y buscar un trabajo. Una vez instalado y trabajando, poder mandar el pasaje para que Daniel pudiera viajar también… Un tiempo después, discusión mediante, cada uno sigue su camino.
Para esa navidad y fin de año no pudo venir a ver a su mamá, pero en marzo de 1987 empieza el “raid” de idas y venidas de Europa con el éxito esperado para “salir de pobre”. Cada vez que Donato venia, Salvador ya era adolescente, se lo llevaba de “caravana” todos los fines de semana contra la voluntad de su papá, quien le decía a su hermano: “no le des una vida que yo no puedo mantenerle”. De esta manera empezaron los enfrentamientos familiares, a tal punto que, con 17 años, Salvador y su papá (Angel Antonio Altamura, le dicen Aldo) tienen una pelea que termina con Aldo echando a Salvador de su casa y, los ruegos de su madre, termina quedándose, pero la relación nunca más fue igual, ya que de viernes a domingo, Salvador seguía yéndose con su “tío-socio” a conocer la noche. Pero le dejaba encargues cuando se iba para su trabajo: Donato se compró una moto Honda 900, color roja que “dormía”, en su ausencia, en la casa de su mamá (años después Donato la convierte en el “bunker”, cámaras incluidas, que, con la desaparición de Altamura, desaparecieron también, donde guardaba la documentación de los “trabajos” que hacia, y en “domicilio fiscal” de la famosa empresa de las antenas, “GUISANKI S. A.”) y Salvador era el encargado de darle marcha en los que tiempos que su dueño no estaba… De esta forma, entre idas y venidas de Europa, cuando Donato estaba en el verano en Argentina, se iba a la costa con Salvador (como “perro faldero”) y su nuevo socio que conoció en Italia a principios de los 90, Mario Suglia, allá en la costa, mas específicamente en Santa Teresita, conocen al “turco Fefe” (abogado) con quien, en sociedad también, ponen un pub “ricotero” en la calle 2 entre 35 y 36, (Epoge Fenomenológica). El negocio iba bien, tan bien que al año siguiente abren una “sucursal” frente a la cancha de River Plate, en Figueroa Alcorta 7626, donde Mario celebra su casamiento… Los negocios empiezan a ser mas fructíferos, no nos olvidemos que Donato y Mario hacían lo mismo iban a trabajar a Europa y volvían trayendo los fondos necesarios para mantener el capricho de ser dueños de un bar. No obstante, alguien tenia que mantener los negocios, ya de a poco se empieza a hablar de un local en San Bernardo, que se quedaron de una galería, que está en la esquina de Av. Chiozza y Av, San Bernardo, prestamos que hacían para las temporadas de verano y que la gente no podía devolverles. Un espacio aéreo que se quedo Suglia en Santa Teresita y los negocios en los que “el Turco”, los fue “instruyendo”… Y hasta se dice que en esa época hicieron “firmar a un muerto”…
Todo esto que te contamos, ocurrió en presencia de Salvador, así es como le decían que estudie Derecho para poder hacer él también estas cosas, ganar “plata fácil”… Por eso es que a fines de 1996, Salvador termina de cursar en la facultad de Lomas de Zamora la carrera de derecho.
Este es el origen, el resto ya te lo contamos. #QueLaCuentenComoQuieran

NOTAS DE INTERES