El apetito voraz de La Cámpora los puestos, las cajas municipales y más

Spread the love

Desde que la intendenta quilmeña Mayra Mendoza asumió el 10 de diciembre del 2019 fue llenando el municipio de militantes de la organización. Algunos, sin estudios ni experiencia previa para ocupar puestos clave. Ahora, esto se trasladó a otras dependencias.

Sabida es la voracidad de la organización fundada por Máximo KirchnerLa Cámpora, para ocupar cargos clave en la estructura gubernamental, tanto en la Nación como en la provincia de Buenos Aires. Más aún, si esos lugares no sólo aportan poder sino suculentas cajas.

Como ejemplo, los ministerios del Interior y de Ambiente de la Nación y los ministerios bonaerenses de Salud, Desarrollo de la Comunidad y el flamante ministerio de Ambiente. No hay que olvidarse del manejo de otras cajas, como la del PAMI (administrada la cuestionada Luana Volnovich), Aerolíneas Argentinas, ANSES, YPF, Correo Argentino, I (además de la caja es el manejo de los espías) y en la Provincia de Buenos Aires la caja del IPS (el Instituto de Previsión Social).

En los cuatro municipios bonaerenses gobernados por La Cámpora –Quilmes, Hurlingham, Mercedes y Carmen de Areco- el apetito voraz los puestos y las cajas municipales, también están a la orden del día. Pero en el caso de Quilmes, la voracidad de la intendenta va más allá del municipio. Con el visto bueno del gobernador Axel Kicillof, Mayra Mendoza coloniza dependencias de Salud y Educación que son de la órbita de la provincia de Buenos Aires y no de su municipio.

Mayra Mendoza recibió muchas críticas cuando el año pasado se internó en el Sanatorio Austral, uno de los nosocomios más importantes del país, para ser intervenida quirúrgicamente, y no en el hospital público de su municipio.

MDZ habló con representantes de la C.I.C.O.P (la asociación de Profesionales de la Salud de la provincia de Buenos Aires) y con la oposición Quilmeña sobre la situación en el Hospital Provincial “Dr. Isidoro Iriarte”.

Sebastián Galiñanes, presidente de la C.I.C.O.P seccional Quilmes y jefe del Servicio de Bacteriología del Hospital Provincial Dr. Isidoro Iriarte, aclaró que «la situación que están atravesando en el hospital es de extrema gravedad porque depende de la provincia y no del municipio y la gente que están poniendo desde el municipio para ocupar puestos clave no es idónea».

Y agregó: “El único cargo que quedó de la vieja dirección, ahora, es el del director ejecutivo, a cargo del Dr. Juan Fragomeno. Mientras que los directores asociados fueron desplazados empleados municipales militantes de La Cámpora sin ningún tipo de experiencia e idoneidad para ocupar esos cargos”.

El titular de la Asociación de los Profesionales de la Salud de Quilmes dijo que los dos directores asociados, que fueron puestos la intendenta Mayra Mendoza, llegaron con 7 asesores cada uno, “algo insólito”. Tomaron posesión de los cargos en la tarde noche, cuando la actividad fuerte del hospital es a la mañana, desplazando a los directivos que no habían sido notificados.

Asimismo, Galiñanes afirmó: “Uno de los directores asociados desplazados es el director contable Santiago Príncipe, que es contador y hace 7 años que trabajaba en el hospital y se encargaba de compras, licitaciones y toda la parte administrativa hospitalaria. Una persona experimentada e idónea para el cargo. El otro desplazado es el Dr. Cañete, jefe del Área de Infectología del hospital. Es un profesional muy prestigioso y respetado sus colegas, hizo un trabajo extraordinario durante toda la pandemia. Fueron desplazados sin ningún motivo y cuando preguntamos qué los sacaban contestaron que era una cuestión política y no dieron más explicaciones.” Hoy todo es no para juntos desde sueldos a nombramientos ,derechos y obligaciones. Quilmes es tierra de Mayra Mendoza LA PATRONA