Spread the love

¿Otra ves con el cuento?
¿Le contamos a Cerruti que el Kirchnerismo reventó el sistema educativo?
Recordemos…la Argentina recibió la peor de las calificaciones en las pruebas PISA 2015: la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) no la incluyó en el ranking trienal que mide los estándares de calidad educativa debido a que fue insuficiente la muestra tomada entre 7500 estudiantes de 15 años, consultados sobre ciencia, comprensión lectora y matemática (La Nación).

Entre retazos de memoria que se funden con el tiempo, recuerdo siempre a mi niño interior, aquel que fue sensible y generoso demás; siempre debemos tener presente como dice Antoine de Saint-Exupéry en «El Principito»: todas las personas mayores fueron al principio niños, aunque pocas de ellas lo recuerdan. A falta de memoria y poca conciencia, durante todos estos años, la casta política destruyó el futuro de los niños, y nosotros en parte somos responsables haberles dado vía libre. El 16,6% estaría en situación de indigencia o pobreza extrema; el 55% de  niños, niñas y adolescentes estaría hoy en situación de pobreza.

¿Progreso? El sistema educativo está quebrado, en las pruebas PISA Argentina.
Los alumnos argentinos se encuentran debajo del promedio de la región en la prueba de 2019 del ERCE, que compara los aprendizajes en Matemática, Lectura y Ciencias en 16 países; ll
evamos más de 20 años de caída constante y todo parece empeorar gracias a este NOM y todo el reseteo mundial. Los chicos encerrados, con el celular pegado a la cara, hablando de una pandemia,  en donde todos saben todo y nadie sabe nada, menos abrazo, menos afecto, menos actividad…¿progreso?. La palabra progreso no tiene ningún sentido mientras haya niños infelices, dijo Albert Einstein.

Frente al incesante paso arrasador del establishment mucho no se puede hacer, solo ver cómo podemos frenar esta carnicería de la que nadie esta excento, porque acá hijos, nietos, sobrinos o alumnos son rehenes de este sistema. 

Ante la enfermedad, propongo que le demos a los chicos un libro, que sientan sus páginas y lo entiendan; un buen consejo, para que mañana prime la conciencia; que sigan pateando una pelota o que jueguen con sus amigos, sintiendo la alegría de ser humanos, y no se queden escondidos atrás de un vidrio. Un día van a ser mejores, se van a sentir agradecidos, los valores y la educación que nosotros también recibimos  y que ningún progreso va a igualar.

«Siembra en los niños ideas buenas aunque no las entiendan… Los años se encargaran de descifrarlas en su entendimiento y de hacerlas florecer en su corazón»

(María Montessori).

@Demian_Equinox