JUSTICIA X MARTINA …Y LA VERDADERA CARA DE LA CLINCA URQUIZA MIA USURA

Spread the love

EL DIA SABADO SE REALIZO UNA GRAN MARCHA X MARTINA FAMILIAS,AMIGOS Y GENTE QUE SIN CONOCERLA SE PLANTAERON FRENTE A LA CLINICA . HOY TE CUENTO POR QUE ESA CLINICA NO CURA NO PAGA NO HAY PERSONAL

Cómo es sabido Martina Belén Olmedo, de 19 años, ingresó guardia al Sanatorio Urquiza el sábado 18 de septiembre con dolor abdominal porque tenía cálculos en la vesícula. Allí la internaron, la revisaron y le mandaron a hacer algunos estudios, como análisis de sangre y ecografías.

«Lo que pasó fue que nadie la atendió. A las 7 de la mañana le indicaron un antibiótico y se lo dieron recién a las 7 de la tarde» luego de estás declaraciones públicas la madre señaló que el cirujano que la vio el sábado a la mañana no la quiso operar, que no había un médico clínico de guardia, recién a las 17:00 hs. La subieron a la sala donde nadie la reviso hasta que una enfermera le tomo la temperatura y señala la madre de Martina que ella misma le dio el paracetamol para bajar la fiebre ya que según sus dichos «ni eso había en el Sanatorio Urquiza»
Lo que se denuncia es Un deficiente accionar médico, sin controles acorde a la práctica. Sin evaluación clínica ni de laboratorio»

«Martina entra en shock séptico al menos 9hs antes del paro cardíaco, sin alarma medica alguna. Sin controles durante ese tiempo vital, ni de enfermería ni médicos. El momento del paro, aunque se interpreta que ya estaba sin posibilidades de recuperación (tenía 9hs de shock), no se realizan las maniobras según los protocolos ampliamente difundidos y de práctica habitual».
El Sanatorio Urquiza es tristemente célebre muchos casos como estos, ahora la familia convoca a una manifestación junto a todas las víctimas de mala praxis en el centro de salud y se convoca a la ciudadanía para recordar a las víctimas el sábado 27/11/2021 a las 16:00 hs. En calle gral Urquiza 1537 (entre Perón y 12 de Octubre) frente al sanatorio , desde este medio acompañamos el dolor de la familia de Martina y todas las víctimas de la negligencia con la que comunmente se manejan en el Urquiza. Justicia cada una de sus víctimas.

LA REALIDAD DE EL SANATORIO URQUIZA ( TODOS SON UN NUMERO )

El comienzo del triste final del sanatorio

Allá el comienzo de los 90, en plena facultad de derecho en Lomas de Zamora, comenzaba sus estudios Salvador Altamura, allí es donde conoce esos años a Claudio Caro, a quien le faltaban unas pocas materias para terminar la carrera y le «da una mano» a Altamura para aprobar unas «materias hincha pelotas»… Así comienza el vínculo de amistad entre ellos. Cabe destacar con el paso de los años, como todos saben, Caro trabajaba en el Sanatorio Urquiza, pasando varios sectores, desde jefe de internacion hasta llegar a ser el actual presidente del directorio de la sociedad.
Durantes estos años, sabemos que Donato Altamura, tío y socio de Salvador, fue presentado con Caro para llevar a cabo varios negocios juntos, de hecho Caro lo presentó con Marcelo Rafael Yanguas, quien fuera director del Sanatorio Urquiza, administrativo en el Sanatorio de la Trinidad Quilmes S.A. y atendiera como reumatólogo en los consultorios del Instituto Cardiológico de Quilmes de Alvear 732, y dueño de todo el grupo de empresas de salud que rodean al sanatorio Urquiza: Teleco s.a. SU Medicina, EXCE SALUD, Your Health y Todos Salud, tal es así que hay facturas de Salvador honorarios judiacles más de un millón de pesos (julio 2019), cuando en realidad fue forma de justificar un préstamo ( firma de documentos de medio y presentacion de garantia propietaria) que le realizó Donato al dueño del Sanatorio, jactándose más tarde en una cena de «haberle embargado la casa del country y teniendo capturadas las remesas de PAMI del Sanatorio, porque no le dan los números…»
Así vemos como todo termina en el mismo lugar… Un trio de temer, gente que se pone de acuerdo para tener casa en country cuando no le paga a los empleados, pedir préstamos y restar servicios de salud a los afiliados para tapar los propios «agujeros» que terminan en el vaciamiento de un sanatorio y sistema de salud que recibe miles de personas mes.