MARCHA X LA LIBERTAD DE KAREN MARIN

Spread the love

En el 2019 acompañé a mi pareja a una cuadra de mi casa en Solano para que tomara el colectivo y fuimos abordados siete delincuentes que nos arrinconaron y yo logré defenderme.

“Ese día fueron a mi casa buscando amedrentarme, se acercó un auto del cual nos lanzaban amenazas. Realizamos denuncias en la Comisaría pero, el 20 de noviembre del 2019, la Brigada de Quilmes llegó a mi casa con una orden de allanamiento y detención en la cual se me imputa de robo agravado con uso de arma blanca y lesiones graves. Me llevaron a la Brigada y permanecí allí durante una semana de la cual los dos primeros días permanecí esposada a una silla y luego en el calabozo durmiendo en el piso.

“El quinto día me fue denegada la excarcelación. Fui trasladada a Melchor Romero al sector población con residentes sin tener ningún tipo de antecedente policial. La Justicia habla de mi pasar la cárcel como un error administrativo ya que las personas sin antecedentes deben ir a los pabellones de refugio o conducta. Quien me acusa tiene un hermano que es parte del sistema judicial y cuentan con la impunidad de armar causas y seguir en libertad siendo mis agresores como si nada hubiera pasado mientras yo padezco el encierro.