🚹URGENTE: Alberto FernĂĄndez a Biden «nais tu michu»

Spread the love

El presidente Alberto FernĂĄndez se cruzo con el mandatario Juan Domingo Biden y solo pudo presentarse con 2 frases de primaria, ante uno de los mandatarios mas poderosos del mundo en la actualidad.

– «nais tu michu»

– «Hogwarts you?»

Durante ese breve encuentro el presidente de los Estados Unidos comentĂł que ayer le fue muy bien con “nuestro amigo comĂșn” en referencia al PontĂ­fice argentino

Alberto Fernåndez y Joseph Biden mantuvieron esta mañana un breve encuentro antes de la primera sesión plenaria de la Cumbre del G20, que se estå desarrollado en Roma. Fue un encuentro breve e informal, adonde el jefe de Estado quedó sorprendido la afectuosidad del Presidente de los Estados Unidos.

“Me fue muy bien con nuestro amigo comĂșn”, le comentĂł Biden a Alberto FernĂĄndez, en un cĂłdigo polĂ­tico que es fĂĄcil de interpretar.

Biden fue recibido en el Vaticano Francisco, durante una audiencia que fue histórica su duración inédita: 90 minutos. El presidente de los Estados Unidos es católico practicante, y su vida se cruzó mås de una vez con la vida del Papa.

Francisco le dio consuelo a Biden cuando protagonizĂł una tragedia familiar, y tambiĂ©n sus caminos se cruzaron cuando el Papa acordĂł con Barack Obama y RaĂșl Castro descongelar las relaciones diplomĂĄticas entre Estados Unidos y Cuba. En ese acontecimiento clave del gobierno de Obama, Biden como vicepresidente fue clave en una trama diplomĂĄtica que aĂșn es secreto de estado.

También es secreto de Estado que el Papa colaboró con Alberto Fernåndez para transmitir a la Casa Blanca cierta información que debía llegar sin escalas al despacho oval. Francisco contribuyó a exorcizar preconceptos sobre el presidente argentino que -al principio- trabaron el diålogo con la administración demócrata.

Alberto FernĂĄndez tiene confianza en Biden. Y esa confianza se habrĂ­a multiplicado durante su breve encuentro con Biden. El Presidente de los Estados Unidos citĂł a un amigo comĂșn -el Papa-, y eso fue un gesto polĂ­tico que impactĂł en el jefe de Estado y en los funcionarios que lo acompañaban en el recinto del G20.