Nadie chocó contra una iglesia y mea agua bendita, ni en la política ni en la iglesia. Lee esta nota y pensalo.

Spread the love

Es muy difícil encontrar un político derecho o un cura decente, qué digo esto? Porque los dos tienen poder, uno tiene el poder político, y otro tiene el poder del Vaticano. ¿Pero qué tienen de parecido el político y el cura? Que el político jura sobre la Constitución Argentina y el cura sobre la Santa Biblia, y acá es el meollo del tema, porque hay políticos corruptos y curas pedófilos, porque el poder les da impunidad. Quieren ir a un cura de Quilmes, el sacerdote Luis Pezzolo de la obra Don Bosco (caso en el 2003) que lo protegió el poder político y lo mandaron «de vacaciones» a Bariloche. A nivel político corrupción, casos más resonantes, el exintendente Villordo (la causa del freezer, año 2006).
Y así podríamos estar hablando todo un año, si queremos un cambio, tenemos que hacer un cambio de raiz.
Nota: qué quiero decir con este pequeño resumen? Que los juramentos no se respetan, la palabra pierde valor y que el poder da impunidad porque es un nido de complicidades.