¿Cuál es el límite moral en la política?, y ¿hasta qué punto nos toman de pelotudos?

Spread the love

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 1-2.jpg

Al principio de este año electoral el Molinismo (hoy muy devaluado en todo sentido) se jactaba en decir pese a nuestra advertencia de un acercamiento con Walter di Giuseppe que el límite era la Cámpora y Di Giuseppe (en ese momento dirigente de Identidad Quilmeña) todos, desde Chiodo, Sotolano, Molina y los referentes territoriales molinistas, estaban muy persuadidos en que esa posibilidad era una locura, algo impensado, sin embargo insistimos en que esa alianza política era casi un hecho.


Desde la pagina web «Quelacuentencomoquieran.com.ar» y los medios radiales advertimos a los votantes que no los engañen. Claro, Manes no aparecía en el horizonte, Santilli tampoco, Molina tenía la lapicera con la cual tenés dos opciones; uno, confeccionar una lista de consenso o no… Pero con un proyecto, un rumbo, una idea, unos «LIMITES CLAROS E INAMOVIBLES» o dibujar un mamarracho.

El Molinismo optó esto último un mamarracho dónde los lugares preponderantes o no, fueron ocupados personas que no le suman , obviamente subestimaron al votante, subestimaron al ciudadano, creyeron que la elección la ganaban con dos o tres obras que ya caducaron… Porque la elección con todo el aparato oficialista LA PERDIERON, evidentemente en ese momento las obras, las mejoras, que si bien eran necesarias no les bastó para retener el municipio.

Hoy repiten la fórmula, falta de proyecto claro, candidatos débiles frente a la UCR y la principal piedra en el zapato de la lista interna del Molinismo son los piantavotos de los ex Kirchneristas Di Giuseppe y Cosentino como lo advertimos en su momento.

Hoy les decimos a los votantes no se dejen engañar, son lo mismo y subestiman a la gente.