La UCR le contestó a Rodríguez Larreta haberse despegado del juicio político contra Alberto Fernández

Spread the love

  9,294 total views

“Debemos tener un mensaje claro, sin ambigüedades, acerca del tema”, dijo Alfredo Cornejo, jefe del radicalismo, luego de que el jefe de Gobierno tomó distancia de la iniciativa aprobada las autoridades partidarias y de los bloques

Horacio Rodríguez Larreta tomó distancia de la decisión del PRO y de la UCR de promover un juicio político contra Alberto Fernández la fiesta en la Quinta de Olivos y generó de manera imprevista un nuevo frente de conflicto en Juntos el Cambio, que había iniciado Elisa Carrió, jefa política de la Coalición Cívica, al negarse a avalar la presentación de sus socios de la coalición ante el Congreso.

El presidente de la UCR, Alfredo Cornejo, sostuvo a Infobae que “buena parte de la población está indignada con esa foto del Presidente y la oposición tiene que tener alguna respuesta al respecto: si es correcto o no el juicio político es indistinto, pero tenemos que tener un mensaje claro, sin ambigüedades, acerca del tema”.

El jefe de Gobierno habló esta mañana radio sobre el pedido de juicio político impulsado el jefe del bloque de diputados del PRO, Cristian Ritondo, y su par de la UCR, Mario Negri, y firmado trece legisladores más: “Ése es un tema del Congreso, yo no lo promoví, no me parecería”. Y agregó: “No me suena, pero es un tema para que los juristas lo estudien más a fondo”.

Si bien criticó al Presidente la celebración del cumpleaños de Fabiola Yáñez en medio de la cuarentena más estricta, Rodríguez Larreta se despegó de la iniciativa de sus pares de Juntos el Cambio y se acercó a la postura de Carrió, lo que causó malestar entre los promotores del juicio político, entre los cuales está la presidenta del PRO, Patricia Bullrich.Horacio Rodríguez Larreta, Julio Garro, Cristian Ritondo y Diego Santilli, en una recorrida de campaña en La PlataHoracio Rodríguez Larreta, Julio Garro, Cristian Ritondo y Diego Santilli, en una recorrida de campaña en La Plata

Ritondo es uno de los dirigentes de mayor confianza del alcalde porteño e integra los comandos de campaña de los principales precandidatos del larretismo para Capital y Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal y Diego Santilli. ¿Rodríguez Larreta no estaba al tanto de la iniciativa del jefe de diputados del PRO? ¿La avaló y luego se arrepintió? ¿O directamente no fue consultado?

Cerca de Ritondo relativizaron las declaraciones del jefe de Gobierno: “No tomó distancia, quizá no se jugó, pero Cristian es el presidente del bloque del PRO y no le pide permiso para tomar sus decisiones. Horacio tiene derecho a opinar”, dijo uno de sus estrechos allegados. Incluso aclaró que “se hizo la presentación luego de consultar a juristas”.

La iniciativa del pedido de juicio político corrió cuenta de Ritondo y de Negri, pero había sido consensuada el viernes pasado por Cornejo Bullrich, luego de que Alberto Fernández hizo el primer descargo sobre la foto en Olivos, admitió que la fiesta se había realizado y le echó la culpa a su pareja: “Mi querida Fabiola convocó a un brindis que no debió haberse hecho”.Horacio Rodríguez Larreta y Elisa Carrió, de campaña en PergaminoHoracio Rodríguez Larreta y Elisa Carrió, de campaña en Pergamino

Es cierto que la reacción opositora fue desorganizada: Cornejo y Bullrich acordaron primero con el titular de la Coalición Cívica (CC), Maximiliano Ferraro, un comunicado en el que expresaron su “absoluto repudio” al incumplimiento del aislamiento obligatorio parte de Alberto Fernández y exigieron “en forma urgente” que se brinden a la sociedad “las explicaciones que justifiquen esta conducta”. Pero luego sólo un grupo de diputados del PRO y de la UCR, integrado Fernando Iglesias, Jorge Enríquez, Waldo Wolff y Luis Petri, entre otros, presentó el jueves pasado un proyecto de resolución para pedir el juicio político contra el Presidente “mal desempeño y la eventual comisión del delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público”.

Al día siguiente se presentó otro proyecto de declaración en el Congreso sobre el tema que fue firmado por Ritondo y Negri, como jefes de las bancadas del PRO y de la UCR, y acompañado trece diputados más de ambas bancadas parlamentarias: Gustavo Menna, Omar De Marchi, Karina Banfi, Soher El Sukaria, Miguel Bazze, Luciano Laspina, Albor Cantard, Federico Angelini, José Cano, José Nuñez, Facundo Suárez Lastra, Gisela Scaglia y Ricardo Buryaille.

Ese mismo día, Carrió advirtió que no estaba de acuerdo con la propuesta de sus socios al sostener “en campaña no se hace juicio político”: la ex diputada teme que Cristina Kirchner y La Cámpora aprovechen la ofensiva para desplazar al Presidente y quedarse al frente del Poder Ejecutivo.Alberto Fernández habla de la fiesta en OlivosAlberto Fernández habla de la fiesta en Olivos

Lo reconoció este lunes en una entrevista con TN: “No tenemos que ser funcionales al enojo de Cristina para que después de la derrota electoral lo culpe, lo haga renunciar y ella asuma la Presidencia porque ahí sí vamos a estar en Rusia y en Venezuela; yo prefiero que no gobierne Cristina Kirchner”.

Es casi imposible que prospere el pedido opositor en el Congreso porque no le dan los números para imponerlo: en la Cámara de Diputados se requiere una mayoría especial de dos tercios, para lo cual Juntos el Cambio debería conseguir 54 votos. Sin embargo, una vez más, la estrategia de JxC contra el oficialismo se debilitará porque Carrió no quiere hacer nada que complique a Alberto Fernández y le otorgue más poder a Cristina Kirchner. Ahora se sumó Rodríguez Larreta.

Algo similar ocurrió el año pasado cuando Carrió propuso respaldar a Daniel Rafecas, el candidato del Presidente para la Procuración General de la Nación, porque lo consideraba “un mal menor” ante la posibilidad de que se designara a alguien afín al kirchnerismo o que se cambien las mayorías y plazos para su nombramiento. Desde el PRO, la misma posición tuvieron Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal. En su visión, el “ala dura” de Juntos el Cambio, que consideraba que no debían meterse en una interna del oficialismo, terminó siendo “funcional” a la Vicepresidenta.