Mayra Mendoza ascendió a una policía acusada “delitos de lesa humanidad”

Spread the love

En octubre del 2004, en la comisaría primera de Quilmes, se produjo el incendio de un calabozo donde murieron cuatro jóvenes menores de edad. Si bien hay efectivos policiales sentenciados, la subcomisaria Marina Guaquinchay fue señalada como responsable y continúa libre. Mientras tanto, la intendenta quilmeña la premió con una mejora laboral. Hace casi 17 años se perpetuaba la denominada “Masacre de Quilmes”, en la que cuatro adolescentes fallecieron en un incendio iniciado en los calabozos de la comisaría primera local durante un motín generado las torturas a las que habían sido sometidos los detenidos. Diego Maldonado (15), Elías Giménez (15), Miguel Aranda (17) y Manuel Figueroa (17) perdieron su vida con el correr de los días y, todavía, los familiares de las víctimas reclaman que los diez policías condenados cumplan prisión efectiva. El Tribunal Oral Criminal Nº 5 fijó fecha para el 18 de marzo de ese año para que se juzgue a la agente de la policía Élida Marina Guaquinchay Bogado «omisión de evitar tormentos». El hecho ocurrió en 2004 y murieron cuatro adolescentes

El Tribunal Oral Criminal Nº 5 de Quilmes fijó fecha para el 18 de marzo de 2021 para que se juzgue a la agente de la policía bonaerense Élida Marina Guaquinchay Bogado, imputada el delito de “omisión de evitar tormentos” en la causa conocida como el incendio en la comisaría 1ª, ocurrida en 2004, donde murieron cuatro adolescentes. Así quedó determinado en las últimas horas en el proceso; en consecuencia los magistrados Gustavo Farina, Juan Pablo Mata y Mónica Rodríguez tendrán bajo su responsabilidad el juicio.
Por este delito se prevé una pena de 3 a 10 años de cárcel e inhabilitación para ejercer cargos públicos más de 5 años. Luego de realizarse el proceso de instrucción se determinó que de acuerdo a la agenda de debates del TOC se realice el 18 de marzo de 2021 el juicio.
Guaquinchay Bogado quedó ligada a las investigaciones durante el juicio a los 10 policías culpables de los apremios ilegales, torturas y las muertes de los jóvenes, cuando en el debate oral varios sobrevivientes señalaron la presencia de “una policía embarazada” en el cordón de uniformados que golpeaba a los jóvenes que salían del calabozo. Así se desprendió esta nueva causa contra Guaquinchay, seguida el juez Marcelo Goldberg y la fiscal Karina Gallo.
Los familiares de las víctimas también llevan adelante una denuncia ante Asuntos Internos, ya que esta agente aún está en funciones en la fuerza en el partido de Lomas de Zamora.

Los hechos

Casi una veintena de adolescentes se encontraba alojada en calabozos de la comisaría 1ª cuando se originó el incendio que tuvo consecuencias fatales: Elías Giménez, Diego Maldonado, Manuel Figueroa y Miguel Aranda -todos jóvenes de entre 15 y 17 años- murieron como consecuencia de las graves quemaduras y del humo tóxico.
Por el crimen sentenciaron a 10 años de cárcel al comisario Juan Pedro Soria y al oficial D’ Elía; a 19 años a Fernando Pedreira; a 9 años a Juan Carlos Guzmán y a penas de entre 3 y 4 años a los agentes restantes: Basilio Vujovich, Jorge Gómez, Franco Góngora, Gustavo Altamirano, Humberto Ávila y Elizabeth Grosso.

A TODO ESTO SIN IMPORTAR NADA LA INTENDETA DE QUILMES LA PREMIO

Vale aclarar que el año pasado la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, nombró como secretaria en la Estación de Policía (ex departamental) a la agente Guaquinchay y, según su sueldo de abril último, percibe la generosa suma de 143.107 pesos mensuales. Paradójicamente, mientras los familiares de las víctimas reclaman justicia, la dirigente del Frente de Todos no tuvo mejor idea que promover a la funcionaria policial acusada.