Habló el padre que mató a un ladrón en La Plata: “Nos tiró a matar”

Spread the love

El dueño de la casa a la que entró a robar el ladrón de 15 años que amenazó a dos niños y luego murió baleado el padre de éstos en el barrio La Loma, en La Plata, aseguró este miércoles que que el joven “tiró a matar” y que el accionar de su amigo fue “en legítima defensa”.“El ladrón, apenas entra a la casa, dispara”, dijo en declaraciones a la prensa Germán, el enfermero de 46 años, dueño de la propiedad ubicada en la calle 49, entre 27 y 28, quien ayer sufrió una entradera en la que murió uno de los delincuentes a manos de su amigo y vecino que estaba en el lugar.“Nos tiró a matar al sonar la alarma”, agregó la víctima, al recordar el episodio.

“Fueron 12 segundos de terror”, añadió el enfermero, quien relató que todo comenzó cuando estaba en su casa con su amigo, mientas afuera en el auto habían quedado los dos hijos de él con la perra, a quienes miraban las cámaras de seguridad de su casa.

Según el dueño de la vivienda, al advertir que un ladrón se acercó a los chicos y tomó la fuerza a uno de ellos, él accionó la alarma vecinal, lo que “enfureció” al asaltante, que entró a la casa tras abrir la puerta a patadas.

Germán contó que al ver al ladrón en el interior de la casa, se tiró al piso y quiso agarrar una tijera para defenderse: “Uno no sabe que hacer”, manifestó.

Sobre su amigo, contó que disparó luego de que el adolescente tirara primero.

“Fue legítima defensa y él esta libre. Marcelo tenía el arma y el ladrón le dispara y ahí le dispara él”, aseguró.

También se refirió a los dos hijos de su amigo, de 7 y 9 años, quienes estaban jugando en la vereda al momento de desencadenarse el hecho.

“Los nenes estaban llorando desconsolados, si ellos entraban podía haber pasado cualquier cosa”, indicó.

Finalmente recordó que hace 15 años sufrió otro asalto en esa vivienda, en el que a su mamá “la pasearon con un arma toda la casa”.

“Todos deberíamos tener un arma y defendernos”, concluyó el vecino, al asegurar que se trata de una zona “insegura” donde “todos los días roban”.