Los 7 pecados capitales de la política

Spread the love

El terreno de la política es un ámbito en el que la condición humana se presenta constantemente. Las muestras de cómo influye en las decisiones y acciones de gobernantes se presentan cada día, lo cual nos lleva a recordar que es la condición humana la que posibilita la existencia de los llamados pecados capitales

Lujuria

¡Rica, fantástica, bravo!, ojalá existiera sin medida, lo que pasa es que es una pasión humana que generalmente se sale de los límites y se convierte en una bendición o en algo sucio y vil, maleducado, grotesco y carente de dignidad. No me gusta, aunque a priori uno diga qué rico, es el caso de la rosa que se convierte en un cardo venenoso vergonzoso, reprobable.

Es uno bien interesante, porque hay muchos políticos que están involucrados en escándalos de infidelidad, y otros de ese tipo

Pereza

Un mal tremendo, en política no tiene madre, la pereza en la política es la contradicción, la contra natura de su esencialidad, nadie puede permitirse un ápice de pereza cuando se está ejerciendo la política, porque es acción la política, la pereza es lo peor, el mayor pecado.

Hay que sacar la foto a los diputados dormidos, aunque los políticos invierten muchísimo tiempo y energía, no son perezosos, lo contrario, pueden ser incluso hiperactivos, el problema es que este derroche de actividad no es positivo, es para la construcción de la autogratificación. La foto de los diputados dormidos es un poco injusta, no es normal eso, al contrario, parecen hormigas.

Gula

Cuando hay que comer hay que hacerlo, lo malo es que nuestra política lleva en muchos aspectos a zonas dolorosamente devastadas y sin comida, porque no tenemos comida, no tenemos dinero, no tenemos futuro, nada, nosotros el pueblo. Imagínese qué lejos está la gula de nosotros cuando apenas nos llevamos un mendrugo.Estos políticos corruptos que no se llenan con nada, supuesto que el salario no les es suficiente, entonces lo que hacen es multiplicarse de tal manera que puedan explotar lo más posible los recursos del Estado.

Ira

Estoy un poco en contra de todo, pienso que un político que admite la ira y la maneja con elegancia, con justeza y con derecho, también es positivo en la política. Se debe admitir la ira como cuando el Señor corrió a los mercaderes del templo, esa clase de ira es productiva.La agregaría a los políticos menos sofisticados, menos experimentados, porque el político más completo es alguien que tolera. La ira es —un poco— para ese político desesperado para manejar cosas. Tenemos un problema de mala gobernación con políticos ignorantes, que manejan paradigmas viejos, que toman decisiones que no saben a donde los van a llevar y eso los puede conducir a la ira y a la represión. Es del político que tiene un menor control del entorno.

Envidia

Vamos a hablar de algo tan conocido nosotros. El pueblo de México es heredero directo de lo español, de la raza española, que es la hacedora mayor de la envidia y nosotros herederos directos de emperadores aztecas y mayas que tenían casi escuelas de envidia. La rechazo, como ser humano —o como política que una vez fui—, porque me duele, me ofende.Cada uno envidia lo que tiene el otro, eso la búsqueda de las pasiones más bajas y los instintos más ruines los llevan a esto porque están envidiando lo que tiene el de al lado, quieren más poder y dinero y no se tocan el corazón para hundir a los demás

Avaricia

Soy tan pobre que nada más de pensar en la avaricia me da risa, porque no tengo qué pelear dinero, un puesto, nada. No conozco la avaricia, son sencilla y honrada, los honrados no podemos tener avaricia.Los políticos tienden a ser hasta generosos, aunque la plata no sea de ellos. Si manejo la avaricia —en un sentido metafórico—, diría si el poder lo meto en la avaricia, no quieren compartir ni la menor cantidad posible; si lo meten en el dinero, este compra lealtad, posición y es el camino de consolidar el poder. En términos de dinero son muy generosos y en términos de compartir el poder son muy avaros, porque sienten que el poder es una suma cero y que es indivisible, eso nuestras democracias son tan endebles, porque cada día encontramos tendencias hacia los autoritarismos esta idea de que el poder es para tenerse, un régimen democrático es el que se consolida con base en compartir el poder

Orgullo

El orgullo es desfavorable, hay que ser un político orgulloso, digno, erecto, creo que un bien en la política más que pecado, es un lustre Se identifica con todos los políticos, porque estos se orientan a la autogratificación y esta tiene que ver con la búsqueda de riqueza, de prestigio, y muchas veces con la recurrencia a las más bajas pasiones y a los peores instintos para destruir al de al lado y ganar ellos. El político se alejó de la política como la búsqueda de la felicidad de los demás, para la muy egoísta búsqueda de la felicidad de ellos. El orgullo es parte de eso y de ahí nos lleva a la corrupción, una de las peores compañeras