SE BUSCA A HUGO POR FEMICIDIO

Spread the love

Ayelén fue asesinada a sus 20 muy jóvenes años el 22 de mayo Hugo Ayala que en ese momento vivía en el barrio San Cayetano de Quilmes. Ella había participado el año pasado de la recuperación de tierras en Guernica. Hasta el momento, el asesino continúa prófugo. En Guernica nos siguen matando. Por Victoria Brites para prensa MULCS.


El Estado es responsable

Hoy nos toca contar con mucha tristeza y mucha bronca que nos arrebataron a una hija, a una hermana, a una madre, a una amiga, a una compañera.

A Ayelén la conocí en la recuperación de tierras de Guernica, donde estaba un pedazo de tierra para vivir con su bebé de tan solo un año. Ella, como tantas otras mujeres, escapaba de un tipo violento. Tomo la determinación de ir ahí, donde no conocía a nadie, pero prefería eso antes de seguir viviendo en constante peligro.

En la recuperación encontró compañeras que la acompañaron, contuvieron y sostuvieron, porque eso se dio con todas las compas que escapaban o vivían alguna situación similar. Se armaron redes, asambleas, ollas y una organización del territorio que permitió conocer a cada compañere con las situaciones más urgentes e intervenir.

En una ocasión, ella me dijo que pedía tanto quedarse, porque ya no quería vivir más así y que tenía miedo que le pase algo y dejar a su bebé solo. Sin embargo, este Estado le respondió con más violencia al llevar adelante un desalojo de esa magnitud, que no dejo nada en pie, ni las esperanzas de tener un lugar donde vivir sin que peligre la vida. Necesitó 4.500 efectivos y todo su arsenal para sacar a familias, mujeres, niñes: esa fue su respuesta ante el reclamo desesperado de decenas de mujeres que necesitaban una solución concreta.

El Estado sabía de la existencia de Ayelén y de otras mujeres en la misma situación, el Ministerio de Mujeres de la Provincia la censó, entrevistó y nada hicieron. Por eso decimos que es un Ministerio de Cartón, manchado con la sangre de las mujeres y disidencias que este Estado abandona.

Después del desalojo, Ayelén volvió al barrio del violento. Vivió en la casa de una amiga, hasta que le prestaron unas chapas para poder hacerse una pieza. Aunque no fue él, el que le arrebató la vida, sino el esposo de una amiga que no soportó que se defendiera y le disparó un tiro…