DIGNIDA JUSTICIA Y PROGRESO YA DEJA MARCAS DE LUCHA

Spread the love

En el dia de ayer convoque medio de la red de comedores solidarios que creamos viendo la necesidad de estos a una concentración pacífica al municipio de Quilmes para de forma pacífica entregar un petitorio desnudando las falencias de la gestión actual y el clientelismo que se genera a través del hambre y la pobreza. De aquí en más un pequeño resumen de lo ocurrido.
Nos reunimos a la hora establecida, miramos con sorpresa como la entrada estaba entre cerrada y muchos agentes de la guardia Urbana, y custodios personales de los funcionarios de alto rango. Dejando pasar ese detalle nos agrupamos para ultimar detalles y el periodista «gallego zuzo» fue abordado un custodio quien en actitud (a mí parecer) de amedrentar o mostrar que vigilaban nuestro accionar, hace unas preguntas, fue una situación tensa ,no violenta pero obtuvimos tras una charla que mantuve con el un compromiso que nos iban a recibir. Pasó maso menos una hora cuarenta minutos con frío, afuera, como siempre esperando una respuesta de las autoridades , como les pasa a todos los quilmeños día a día.

Puede ser una imagen de 2 personas, personas caminando, personas de pie y al aire libre


En resumidas cuentas le pude expresar las inquietudes de los comedores a los camporista que nos atendieron pintando nos el mundo color de rosa que vienen creando y la pesada herencia de Molina. Siempre el mismo discurso, con firmeza exigí que lean la nota que le entregamos supuesto ni yo ni el gallego que entró junto conmigo les creímos nada. Pero pusimos un plazo de 48hs. Para tener una respuesta. Esto es muy importante porque ya hay un diálogo cuando en reiteradas ocasiones yendo en solitario a desarrollo social ninguno de los comedores fue debidamente atendido en sus reclamos, todos estaban muy contentos porque fin se habían atendido sus reclamos. Esperemos que tengan una buena predisposición los funcionarios como la tuvimos nosotros para no tomar medidas más duras que un simple petitorio. Les agradezco a cada uno de los comedores que brindan servicio en Quilmes y nos han acompañado alrededor de 40 familias. Esta lucha sigue hasta ver qué nadie negocia con los alimentos de las familias más vulnerables.