LOS CHICOS DEBEN VOLVER AL COLEGIO?

Spread the love

La pregunta ronda en mi cabeza: LOS CHICOS DEBEN VOLVER AL COLEGIO?
Vivimos dentro de la política barata las 24 horas, en el canal de noticias que se ajusta más a nuestra óptica ideológica.
Nos convertimos en expertos politólogos, diciendo lo que cada funcionario debe hacer, comparándonos con países que están a más de 10.000 km de distancia y que su realidad, económica y social es tan diferente a la nuestra que podemos decir que unos viven en la tierra y otros en marte.
Un país donde la palabra del presidente está devaluada, gobierna a fuerza de DNU o es una marioneta, una Cámara de Diputados y Senadores que es un chiste, un Poder judicial que trabaja zoom u online. En fin los tres poderes del estado, todos nuestros servidores públicos o no trabajan o aprovechan la ausencia de ellos y suman poder.
En el marco de esta realidad, sin experiencia en el campo de las estadísticas, con sentido común nomás, comencé mi búsqueda en internet, algún dato que no estuviera manchado la política y me permitiera generar un criterio al respecto.


Como a la mayoría, me preocupa no solo sobrevivir la pandemia, también la “POS PANDEMIA”, esa que vamos a tener que enfrentar y también nuestros hijos y nietos. Porque algún día con las buenas o malas decisiones que tomen los que están en el gobierno vamos a tener que enfrentarla.
Según declaraciones de noviembre de 2020 la ministra Vizzotti, confirmó que fallecieron 69 menores de 18 años, de los cuales 50 tenían comorbilidades, 3 causas no vinculadas al Covid-19 y 13 que estaban en estudio.
Me molesta hablar de números, sobre todo cuando esos números son niños o jóvenes, pero no hay otra manera de ponerlo en contexto.
Descubrí algunos datos:
• Se estimaba para el 2016 la población de 3 a 5 años asciende a 2,2 millones de niños (5%); 4,3 millones de niños de 6 a 11 años (9,9%) y 4,2 millones de jóvenes de 12 a 17 años (9,7%), es decir el 25% de la población del país está en edad de asistir a la educación obligatoria.
• El sistema educativo contaba en el 2014, con 12.536.492 alumnos cursando todos los niveles (común, especial y para adultos).
• Sólo el 29% de los alumnos asisten a establecimientos de gestión privada
• En el 2014 solo el 48,62% terminaba sus estudios secundarios.
Los números hablan solos, hay 6.5 millones de niños que son rehenes de una discusión inocua, robándoles el futuro, perdidos en nuestro egoísmo, sin el menor gesto de bondad para con ellos. Todos responsables del fracaso al que los hemos condenado.
Los niños aprenden más rápido, no porque dispongan de un mayor nivel cognitivo. Las escuelas son cruciales para su supervivencia social, hacer amigos, ser aceptado o adaptarse y para un aprendizaje ordenado. La vida de los niños es completamente distinta a la de los adultos. La conectividad no soluciona el aprendizaje ni la socialización, seguramente puede funcionar temporalmente en sociedades evolucionadas.
La educación pública en nuestro país nivela para abajo ya hace muchos años, la misma en la que durante la pandemia abandonaron 3 de cada 4 chicos, con una pobreza estructural de 30%.
No me voy a cansar de repetir que tenemos generaciones enteras que no han completado su educación básica que son incapaces de ayudar a sus hijos para que puedan fijar los saberes necesarios a través de la conectividad, que la tecnología no es la que genera igualdad de oportunidades. Las oportunidades van de la mano del conocimiento, siempre ha sido así.
Tiene importancia como llegamos hasta aquí? Si, al solo efecto de no repetir errores, entendiendo que el futuro no se hace mirando la televisión, posteando una noticia o marchando cada tanto una injusticia.
El futuro se hace con participación ciudadana, cada cual con su visión política, pero no convencidos de que somos los dueños de la verdad, que no es suficiente ir un domingo cada dos años a votar, que no hay una conspiración mundial en contra de nuestro país. Asumiendo que las malas decisiones se pagan y que las deudas se honran