El «porque» es el peor gobierno de la historia…

Spread the love

Porque es el peor gobierno de la historia? Simple pero complejo a la vez, intentaremos sentar nuestra postura ante tamaña afirmación.
En primer lugar, en el contexto en el cual nos encontramos es extraordinario y totalmente fuera de lo común, quizá eso afecte de sobremanera la inoperancia de los ministros que lo integran, pero aún así , un par de puntos que creemos son los más relevantes.
Antes se robaban dinero, de tus impuestos , del fruto de tu trabajo lo que el pueblo producía en riqueza , hoy además, te roban vida porque no solo el cinismo deliberado avanzó al punto de convencerte que no roban sino que juegan con la salud y las vidas entregando dosis de vacunas que son esenciales para el momento que vivimos estás dosis , obviamente ,a los «amigos del poder» o mejor dicho del «régimen» y sus militantes sin la más mínima intención o criterio al planificar un sistema de salud acorde a las necesidades del Pueblo Argentino.
Antes los que cometían un crimen eran juzgados y pagaban su deuda con la sociedad según la ley. Hoy el concepto de «Justicia» se degradó tanto entre discusiones de Derechos Humanos ; Jueces garantistas; y Fiscales que no quieren trabajar privilegiando de esta forma el derecho de quién delinque y hasta el que viola a otro ser humano y mata.
Antes, las ideologías partidarias nos permitía saber hacia donde apuntaría un gobierno, sus convicciones, sus prioridades etc. Hoy todos estuvieron en todos los bandos ideológicos de todos los colores y formas . Movidos solo las ansias de poder. A través de los FRENTES ELECTORALISTAS se han desarticulado los partidos históricos como la UCR, PJ, y hasta la IZQUIERDA no representa lo que alguna vez fue. Creando en la ciudadanía un descreimiento de la política y haciendo de está última lo que denominamos politiquería.
Antes la palabra inclusión o justicia social consistía en permitir y brindar los medios necesarios a la ciudadanía para poder desarrollarse , tanto personal como colectivamente. Hoy , en cambio, es la excusa para crear clientelismo , mantener y «contener» movimientos sociales que proliferan cada vez más en la Argentina a raíz de las facilidades que le brinda el Estado «paternalista» , creando generaciones la idea de que vivir del Estado está bien, que sin mover un dedo es válido ganar el sustento y hasta dejarse manejar como ganado los denominados punteros arrastrando a los más humildes y desposeídos inclusive con sus hijos a cortar calles puentes y rutas como un mecanismo de extorsión para manejar más y más recursos tanto económicos como de producción (esto último es menos frecuente que el anteriormente referido).
Podríamos dar más y más razones la cual creemos que este es el peor gobierno de la historia en todos sus niveles, recalcando algo importantísimo, que este gobierno es el último de una larga cadena de malos gobiernos democráticos (supuesto no contamos los gobiernos de facto porque no los consideramos gobiernos sino lo que fueron DICTADURAS) gobiernos y políticos, salvando honrosas excepciones y diversos momentos de apogeo , que no fueron más que burbujas efímeras en estos años de democracia moderna. Por eso con profunda tristeza , sin dejarnos llevar la parcialidad a la hora de emitir un diagnóstico de la actualidad decimos que este es el peor gobierno de la historia y lo fundamentamos en esta pequeña lista que podría ampliarse, claro está, pero en definitiva y como conclusión. Estamos en un momento de la historia Argentina y mundial dónde podemos ser mejores, crear espacios de diálogo y consenso para llevar adelante políticas de Estado y no políticas de gobierno con metas a corto mediano y largo plazo. Es el momento en el cual habrá que replantearnos como sociedad que debates queremos dar en el poder legislativo. Los proyectos de ley que necesitamos para en este tiempo garantizar un rumbo fijo como Nación e ir ajustando ese mismo proyecto día tras día si es necesario pero sin salir del norte planteado, solo así llegaremos a las metas propuestas de antemano y tener los resultados deseados. Es momento de crear conciencia colectiva, sabiendo que nadie se salva solo, ni salva solo a nadie. La sociedad en su conjunto debe decidir que camino tomar, y la dirigencia debe estar acorde y a la altura de este momento, dejando atrás todo individualismo, pensando en lo colectivo para construir entre todos los sectores el rumbo que la Patria demanda hoy. No hay mañana si no creamos un presente, un presente donde el debate enriquezca a cada uno de los Argentinos y se encuentre en la discrepancia el discernimiento que se requiere para crecer todos juntos, hermanados y engrandecer la Patria.