EL MIEDO A LA MUERTE COMO MECANISMO POLÍTICO

Spread the love

La nueva estrategia de control social.
Miedo en los medios y terror en los
espacios emergentes

La pandemia ha cambiado muchas cosas de nuestra vida cotidiana: ha afectado a nuestra manera de vivir el ocio, hacer deporte, trabajar o relacionarnos. Ha cambiado nuestras percepciones y comportamientos sobre los demás, sobre otros grupos y el mundo en general. En algunos casos, han aumentado las conductas discriminatorias. Por ejemplo, las recientes investigaciones avisan de un aumento del edadismo, como podemos ver en la investigación de Ayalon et al.3: «(Todos) inservibles, necesitados de ayuda, no válidos, incapaces de contribuir a la Sociedad» son calificativos difundidos en las redes sociales, los medios de comunicación y en los discursos políticos de los Gobiernos, olvidando su heterogeneidad en la genética, historial de salud y enfermedades, historia de vida, modos de envejecer, y obviando que son agentes de cambio y ciudadanos de pleno derecho4. Las imágenes estereotipadas y negativas que aparecen en los medios de comunicación vinculando enfermedad a vejez, deterioro y carga social pueden reforzar el edadismo, la actitud de rechazo y el miedo a envejecer

El coronavirus está reforzando estereotipos edadistas («Mueren los viejos», «Las víctimas son las personas mayores y vulnerables»). Llama la atención que las noticias referidas a personas más jóvenes y en «edad productiva» son tratadas en profundidad y detalle, mientras que las muertes de las personas mayores parece que solo merecen engrosar las estadísticas1

.

Los términos que los políticos y los medios de comunicación usan para hablar de las personas mayores son a menudo inadecuados: «Nuestros mayores», «los abuelos». Pero lo cierto es que ni son «nuestros» en sentido de posesión ni todos son «abuelos» en su significado de parentesco familiar.

Otra forma de discriminación sufrida las personas mayores en estos tiempos de pandemia ha sido la decisión de las autoridades sanitarias de tomar como criterio la edad para la desescalada, situando a las personas mayores como los últimos en poder salir del confinamiento, y entre ellos, las personas mayores que viven en residencias.

Los estereotipos son la puerta de entrada a la estigmatización, al etiquetado y a la conducta discriminatoria respecto de las personas mayores. Estas actitudes edadistas pueden promover estrés, angustia y ansiedad en las personas mayores al insistir en su vulnerabilidad, tal y como argumentan diferentes autores

Cultura del miedo

Un signo claro de todo esto, es el uso repetido de algunos conceptos como “crisis financiera”, “futuro incierto”, “retroceso”, “pandemia”, “aumento de la delincuencia” “terrorismo”, “guerra” e incluso se le dan más portadas a los desastres naturales, aunque estos ocurran en continentes lejanos. La idea que tienen, es hacer sentir a la población que la muerte está rondando su casa y es mejor que no salgan, que no miren la ventana, que se cubran los oídos ante cualquier rebelde y, sobre todo, que no se despeguen de la televisión, porque es el medio de comunicación necesario para la manipulación, aunque hoy vive su crisis más grande en su credibilidad, lo que se refleja en sus actuales números rojos.

El poder siempre despierta algún temor en muchos sectores sociales, pero ningún gobierno desde la restauración democrática había usado con tanto furor, como lo está haciendo el de Cristina Kirchner, el miedo como estrategia no es EL PRESIDENTE EL IDEOLOGO DE ESTO ES CFK