El ego desmesurado de los políticos .Pero para los QUILMEÑOS todo continua PEOR

Spread the love

Estan discutiendo quien hace mas cagadas, una feria que da de comer a muchisima gente, el vendedor de paty la verdulera etc. A estos si atacamos la raza laburante mientras los quilmeños pasan hambre y necesidades basicas a los politicos, ovbiamente, no les falta, son los unicos que cobran todos los meses sin problemas .LES DOY UN EJEMPLO CLARO en plena pandemia las seciones eran virtuales …….TODOS LOS POLITICOS COBRARON EL VIATICO…. siendo que las seciones eran VIRTUALES … Por esto mismo y mas la gente de pie comun ya no les cree .. Les pedimos seriedad no chusmerio barato que no aporta soluciones solo deja al descubierto sus poca capacidad

Con el riesgo de caer en estereotipos, podríamos afirmar que los políticos suelen tener problemas con sus «egos». Suelen ser jactanciosos, egoístas, vanidosos, entre otros atributos. Por cierto que la excepción se suele dar cuando están en plena campaña política y disfrazan esas características con actitudes que los igualan a las demás personas, conductas quizás generadas su «olfato» político o estricta recomendación de sus «asesores de imagen».

La biografía de los políticos, sostenía, es esencial para el estudio del juego político, aportando comprensión al tradicional análisis de las instituciones y sistemas políticos. Según el autor, los motivos privados de los políticos adquieren significación pública. Esto implicaría que el político trata de compensar con su actividad un inconsciente sentimiento de inferioridad, lo que serían personas muy infantiloides con una perpetua -e insaciable- necesidad de reconocimiento social.

Por cierto que esto no justificaría los aciertos o los desaguisados que éstos cometen, ya que quedarnos en describir la conducta de los políticos y explicar las acciones políticas cuestiones individuales redundaría en una lógica simplista que negaría el devenir histórico con todos sus aconteceres.

Ahora bien, cuando pensamos en que los hacedores de las decisiones de un país, provincia o región «buscan maximizar su poder sobre todos los valores» al estar motivados una permanente insatisfacción primaria, se nos podría presentar un panorama desolador.

¿Es el político un sujeto que piensa en sus obstáculos y limitaciones personales a la hora del ejercicio de la acción pública? ¿Su capacidad de introspección está limitada sus ambiciones personales? ¿El poder -o la falta del mismo- obnubila la capacidad racional de los políticos?

En los corrillos de la psicología los que llevamos algunos años en la tarea sabemos que los políticos no son «carne de diván». Sus egos inflados y fanáticos suelen pasar de la euforia a la depresión sin mediación alguna. Las víctimas de sus estados emocionales solemos ser los ciudadanos de a pie.

DICHO ESTO POCO LE IMPORTAMOS A LOS POLITICOS DE FAZIO . MARU SOTOLANO Y DEMAS PIENSEN EN LA GENTE UN POQUITO …..YA NO AGUANTAN MAS