Una locura Segunda ola Covid: Quilmes ordena cerrar a la medianoche la actividad gastronómica

Spread the love
Los corredores gastronómicos ubicados en las localidades de Quilmes, Bernal y Solano estarán habilitados durante el fin de semana largo de Semana Santa. Pero solo se permitirá la atención al aire libre, sin concurrencia en lugares cerrados, de 19 a 00 hs. «Quienes no cumplan con el “no aforo” y las medidas de distanciamiento podrán ser apercibidos con fuertes multas hasta cierres temporales», se advirtió.

Ante el empeoramiento en la situación epidemiológica, el municipio de Quilmes dictaminó que los corredores gastronómicos ubicados en las localidades de Quilmes, Bernal y Solano estarán habilitados durante el fin de semana largo de Semana Santa, lo que bares y restaurantes podrán colocar sus mesas y sillas en determinadas calles que serán peatonales desde las 19 a las 00 hs.

«La medida busca fomentar la promoción de los diversos polos culinarios del distrito durante este fin de semana largo, respetando la distancia de dos metros entre mesas y los estrictos protocolos de higiene», se indicó desde la comuna que gobierna Mayra Mendoza.

En este contexto, «teniendo en cuenta la situación epidemiológica actual, solo se permitirá la atención al aire libre, sin concurrencia en lugares cerrados. Con el fin de brindarles más espacio de atención, la Comuna sumará medidas para poder garantizar el funcionamiento de los corredores gastronómicos con agentes de tránsito y policías», se anticipó.

Además no se permitirá la apertura de locales bailables, la utilización de patios internos de locales gastronómicos, y se restringirá el uso de los salones de fiesta.
 
«Ante el aumento de contagios, desde la comuna hacen además un nuevo llamado a la responsabilidad individual y colectiva, al tiempo que informan que con el objetivo de hacer cumplir todos los protocolos y cuidados existentes duplicarán los controles en los bares y restaurantes. Quienes no cumplan con el “no aforo” y las medidas de distanciamiento podrán ser apercibidos con fuertes multas hasta cierres temporales», se advirtió.

Para el Municipio, los comerciantes tienen la culpa de la segunda Ola de contagios: en medio de las masivas marchas encabezadas la Intendenta son los comerciantes quilmeños quiénes terminan pagando «los platos rotos» el aumento de casos