ENTRADERA EN QUILMES OESTE: ASALTAN A MANO ARMADA A UNA PAREJA Y ATAN A UNO DE SUS HIJOS

Spread the love

También estaban en la vivienda tres chicos menores de edad que vivieron la terrible secuencia.

El hecho ocurrió el lunes 8 de enero cuando, alrededor de las 13.15hs, un hombre de 40 años volvía a su domicilio, ubicado en la calle Scheitzer entre Villanueva y Gutiérrez de Quilmes Oeste. En ese momento, cinco delincuentes armados se metieron en la casa y comenzó un momento de angustia.

Primer Plano Quilmes pudo conversar con el hombre, todavía con una sensación de impotencia la situación vivida, quien señaló que «llego del mayorista, nosotros tenemos un comercio y almacén. La entrada de mi casa es un portón levadizo. Dejo abierto unos 30cms para que corriera un poco de aire. En ese momento, estos malvivientes vieron la facilidad de entrar a mi casa y me levantaron el portón a punta de pistola. Nos redujeron al piso a mi esposa y a mi, me sacaron todo el dinero que tenía en la caja y otro que era para pagar un pedido de gaseosa que nos llegaba». Y agregó que «nos pidieron la llave de la casa que está en el fondo, estaba abierta porque tengo 4 hijos menores e ingresaron. Al mayor de mis hijos lo maniataron porque tiene 18 años y lo vieron grande. Los otros son chiquitos, tienen 11, 8 y 3 años. Revolvieron toda la casa buscando dinero y yo no tenía. En un momento, había tres personas revolviendo todo en la puerta de casa, una cuarta en la puerta y una quinta sentada en el auto».

Además, expresó que «en un momento toca timbre un cliente para comprar y el que estaba en la puerta sacó un arma y lo metió para adentro de mi casa. Ahí ellos como que se asustaron porque entró uno corriendo diciendo que se vayan y se retiraron. Mientras se retiraban manoteaban lo primero que tenían a mano así que se fueron y se llevaron dinero y la consola de los chicos. Al ratito vino la policía, eran cinco personas que tenían todas las facciones de ser policías. No nos trataron mal, no agredieron a ninguna perona de la familia ni al cliente. Lo cortes de pelo, bien vestidos, tenían arma reglamentaria. Escaparon con pocas pertenencias y los $21000. Me pidieron las llaves del auto que tengo pero al final se escaparon todos en el que vinieron».

Por último, el hombre indicó que «estamos viviendo una inseguridad todos los vecinos, un miedo. Todos los días te enteras de algo. Tenemos alarma vecinal pero nada los detiene. Está bueno que se entere la gente de estas cosas porque no está todo bien. Uno tiene que decir que fue una desgracia con suerte porque no me pegaron, no me mataron o no le pegaron a nadie de mi familia. Así estamos».